Terra Onirica

13112019-Barca.-web

Tres horas delante de esta página en el momento que estaba en blanco, en el pulcro vacío. Tres horas obcecado en buscar las palabras apropiadas para empezar esta historia. “ Vacío ” ¿ cómo no caí antes? De ahí proviene todo lo narrado en estas páginas, del vacío. El Aether, el Campo Universal Energético que todo lo conecta. No existe el vacío, ni el silencio, al menos tal y como lo interpretamos. Estas dos palabras son paradojas en mayúsculas bajo la definición que nosotros le dimos. Si nos paramos a pensar detenidamente en ellas, descubriremos que no las hemos experimentado nunca. Porque nada está vacío y el silencio tiene sonido particular. Tenemos miedo del silencio, tanto que mantenemos el ruido en nuestras mentes con tal de no descubrirnos ante él. Ese silencio tiene aroma a muerte, ¿verdad? Aunque no sepamos lo que significa en primera persona, el miedo a lo desconocido, el rotundo fin que nos espera a cada uno de nosotros, nos da miedo. Tanto que nos cuesta hasta reconocerlo. Sin embargo, el Silencio no esconde su identidad si le prestamos la debida atención. Qué sería del sonido sin la interrupción del silencio. El vacío entre la materia, el espacio entre objetos físicos, se podría considerar silencio. No manifiesto entre lo manifiesto. Una constante en la vida, reconocible en diferentes planos y magnitudes. Nuestra vista funciona por fotogramas y nuestro cerebro compone la continuidad de la imagen. Cada día despertamos, vivimos la vigilia y por la noche, dormimos el cuerpo para que nuestra consciencia viaje por sí sola a otros mundos. ¿ Nacemos igual que despertamos y morimos igual que soñamos ? Estos paralelismos los encontraremos a lo largo de nuestra historia, migajas de sabiduría ancestral en ocasiones mal usadas por su equívoca comprensión.

Nos centraremos en una de estas constantes, el sueño, el gran desterrado de nuestras vidas y al que no prestamos la atención que se merece. La tercera parte de nuestra vida ignorada por la mayoría.

Una de las finalidades de este proyecto es devolver la importancia al sueño en nuestras vidas como el responsable máximo de la inspiración y creatividad, dejando en segundo plano el conocimiento intelectual, utilizándolo siempre en su justa medida y aplicado para una comprensión completa de la obra.

Generar inquietudes en los interesados en el proyecto sobre una de nuestras capacidades más asombrosas e innata al ser humano, des-mitificando ciertas creencias y dogmas que, a lo largo de los tiempos, han ido sepultándola bajo el miedo y las supersticiones.

Dar a conocer el potencial de las experiencias oníricas conscientes para el desarrollo personal, a través del arte y su verdadera función, expresar y generar consciencia.

Lo que motivó este proyecto fue, directamente, un sueño. En una época donde padecía una crisis personal bastante dolorosa. El sueño en sí fue percibido como una experiencia real. Nunca, o al menos no recordaba, haber vivido o recordado un sueño así. Ésto despertó una alarma interna para que prestara la debida atención a lo ocurrido. Empecé a investigar, prácticamente de forma académica, este suceso que todos experimentamos llamado Sueño. Durante los primeros meses de mi investigación algo cautivó mi atención: Los Sueños Lucidos. La posibilidad de controlar los sueños a tu merced. De ante mano decir que, no soy una persona arraigada a dogmas espirituales, de la misma manera no soy ningún científico y esto iba a jugar a mi favor a la hora de poner en práctica los hábitos y ejercicios para conseguir el fin. De una forma pragmática me di permiso para ponerme a prueba, dejar de teorizar sobre el tema y ponerme manos a la obra con las prácticas que más confianza despertaban en mi. Para mi asombro, en cuestión de dos semanas tuve mi primera experiencia. Salí de mi cuerpo físico y me vi tumbado en la cama. Fue una experiencia corta, como suelen ser las primeras experiencias, pero fue suficiente para continuar las prácticas con la certeza de que esta posibilidad era real. Todo lo experimentado lo plasmo en mi libreta de sueños, donde apunto tanto los sueños ordinarios, los lúcidos y salidas extra corpóreas inducidas. Siempre apoyo estas anotaciones con dibujos de los escenarios creados en el sueño. Y así llegó la idea, en los dibujos que darían paso a representaciones puramente oníricas encarnadas en “Las Ventanas al Sueño”.

Sigo investigando la psique, el inmenso mar del subconsciente que hace de este proyecto un valioso trabajo en constante evolución. En primera estancia como crecimiento personal y auto-conocimiento. En segunda, no menos importante ya que van cogidas de la mano, es concienciar, provocar interés sobre el ensueño y sus aplicaciones en nuestras vidas a través del arte, convirtiéndose así, en un proyecto de vida.

Hectoromkara

Hectoromkara

DEJA TÚ COMENTARIO:

Comentario